viernes, noviembre 26, 2021

Trasplante de cabello, tratamientos, alopecia.

InicioPérdida de cabello¿Qué es la alopecia nerviosa o caída de cabello por estrés?

¿Qué es la alopecia nerviosa o caída de cabello por estrés?

La clase  de vida está cargada de estrés y uno de los grandes perjudicados es el cabello. La alopecia nerviosa es la pérdida de cabello producida por los  niveles altos de estrés. El día a día es muy  estresante. La cuarentena y el confinamiento pudieron representar una pausa en una forma de vida que se mueve a un compás movido.

Pero la otra cara de la moneda es que duró poco. La nueva normalidad no es más tranquila que la que se vivía, por el contrario, viene llena de retos como la conexión constante, el teletrabajo,  los procesos de bioseguridad ante el virus, la incertidumbre entre otros. Es decir el estrés.  Es bueno conocer en qué consiste y cómo  mejorar.

¿En qué consiste la alopecia nerviosa?

La alopecia nerviosa o caída de cabello por estrés consiste en la pérdida de cabello ocasionada por gran  tensión. Asimismo se trata, de un problema que sufren de igual manera los caballeros y las damas. Afectando aproximadamente un 70% de los folículos pilosos del cuero cabelludo  incluyendo  zonas como  la nuca y los laterales, y otros tipos de alopecia como la androgénica.

¿Por qué se pierde el cabello cuando hay estrés?

Aunque la relación causa-efecto está alejada de toda duda, aún no se han identificado claramente  los mecanismos existentes que están detrás de este problema.  Lo que sí está claro es que el organismo reacciona ante el estrés de varias maneras que perturban al cuero cabelludo.

Una de las causas es el incremento de los niveles de cortisol que es (una hormona esteroidea) en sangre, lo que dificulta la circulación de sangre en el cuero cabelludo. Por los altos niveles de cortisol, los folículos se debilitan y el cabello se cae sin remedio.

Asimismo, hay que tener presente los efectos colaterales que vienen con una vida cargada de estrés y ansiedad:

  • Ausencia de sueño.
  • Mala alimentación.
  • Ausencia de deporte.
  • Consumo de alcohol y tabaco, etc.
  • Todos los mencionados anteriormente son factores que favorecen de  forma negativa a la una buena salud capilar.

Síntomas de la alopecia nerviosa

Las manifestaciones de la pérdida de cabello por estrés son fáciles de  reconocer:

  • Cabellos sobre la almohada.
  • La alcantarilla de la ducha obstruida.
  • Cabellos en el cepillo o peine.

Causas de la alopecia nerviosa

La alopecia nerviosa tiene variadas causas y más difíciles de señalar. De hecho, de manera general, la relación que hay entre el estrés y caída del cabello sigue tres pautas:

Efluvio telógeno:

Se trata de una alteración en el ciclo de crecimiento de cabello  siguiendo tres fases: anágena, catágena y telógena, que entra de fuertemente en fase telógena o de perdida capilar.

Tricotilomanía:

Se trata de una alteración psicológica que desencadena en quien la sufre la conducta compulsiva de estirar o arrancar el cabello, provoca así la caída.  Relacionada con el estrés, la depresión, la ansiedad, y la soledad.

Alopecia areata:

Consiste en una alteración del sistema inmunitario, que ataca a los folículos pilosos  impidiendo el crecimiento. No se tiene claro por qué ocurre.

La buena noticia es que aun cuando es preocupante la caída del cabello por estrés y debe ser tratada a tiempo, se trata de un fenómeno temporal, el cabello se recupera.

Lo normal es que la caída de cabello se relacione con el estrés y sea un problema  temporal. En términos generales la clave para detener la alopecia nerviosa es eliminando el centro o causa principal que es el estrés. Cuando los niveles de ansiedad se normalizan, el cuero cabelludo deja de verse perturbado y el cabello recobra su ciclo de crecimiento normal.

Por eso, la recomendación más acertada, antes que  otra cosa es si notas pérdida de cabello, solicita una consulta con un profesional que logre diagnosticar  el problema, e identificar las causas y ofrecer  soluciones.

Con el correcto tratamiento médico la alopecia nerviosa es totalmente reversible y el cabello  crece nuevamente en poco tiempo. Pero es importante resaltar otras clases de caída y evitar  prácticas erróneas que agraven la situación.

Existe algún tratamiento que  frenar la caída del cabello

Efectivamente, podemos recurrir a diferentes tratamientos que  ayuden a atenuar la caída de cabello ocasionado por el estrés, algunos de ellos son:

  1. La gran solución es el tratamiento de plasma enriquecido en plaquetas.
  2. Existe una  técnica  de vanguardia para la recuperación capilar, que consiste en la aplicación de microinyecciones en el cuero cabelludo, que permite reactivar el proceso de crecimiento del cabello y así evitar la caída.
  3. Si se te cae el cabello y no sabes si se trata de estrés o de otra causa, no  lo pienses más: consulta a un especialista, te ayudara a identificar el problema y te propondrá la mejor solución para solventar el problema de la caída del cabello.

Soluciones ante la alopecia nerviosa

Hay situaciones en las que la pérdida del cabello concluye cuando se controlan los niveles de estrés. Y hay situaciones en las que esto no ocurre y la pérdida de cabello se extiende más allá de lo que se considera habitual, este último caso puede darse porque entran varios factores en   la alopecia nerviosa:

  1. Lo primordial que se debe hacer si esta bajo escenarios de bastante estrés y sufres pérdida de cabello, será solicitar la ayuda de un especialista que le pueda valorar.
  2. Si se determina que padeces alopecia nerviosa debes contar con la ayuda de un psicólogo para lograr controlar los estados de ansiedad.
  3. Con lo anterior expuesto, en algunos casos, será suficiente. Pero si las condiciones no mejoran, debe emplear algún producto especial para ello o continuar con los consejos alimenticios y de salud que le sugiera su médico especialista capilar.

Si sientes que estás atravesando periodos fuertes de estrés, es recomendable que hagas un stop y evalúes tus hábitos de vida, quizás revisar tu alimentación y asegurarte de que sea balanceada, el tiempo de descanso que estás teniendo debe ser de calidad y debe oscilar entre las 6 y 8 horas diarias. También es recomendable acudir a exámenes para verificar si no hay una malabsorción de vitaminas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here