Tuesday, December 6, 2022
Pérdida de cabelloMalos tratos que hacen lucir al cabello dañado

Malos tratos que hacen lucir al cabello dañado

El cabello es un producto de nuestro cuero cabelludo. Es un filamento elaborado por los folículos pilosos y tienen como objetivo, proteger nuestro cráneo del sol y traumatismos. El pelo está constituido por una raíz y tallo, compuestos de queratina. El cuidado del cabello es importante, para mantener su higiene y funcionalidad. Y a continuación conocerás los malos tratos que hacen lucir al cabello dañado.

Actualmente, la melena no se valora por su utilidad protectora. Es en cambio, vista como un importante elemento estético. Tener el cabello dañado ofrece una apariencia descuidada, poco aseada y sin atractivo. No brindar la atención adecuada al cabello puede generar todo tipo de problemas en el cuero cabelludo, incluyendo la alopecia. Si quieres conocer cuáles son los factores que pueden dañar el pelo, sigue leyendo.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las mejores mascarillas para el cabello?

¿Cómo reconocer un cabello dañado?

  • Puntas abiertas.
  • Textura áspera.

Malos tratos que llevan a tener un cabello maltratado

Alteraciones de la temperatura

La salud capilar puede verse gravemente afectada por el calor y el frío, sin distinción. Durante los días de verano, es común exponerse directamente a los rayos UV. También la temperatura se encuentra más elevada, lo que reseca y resta vitalidad a la melena. En el invierno, la rotura del cabello ocurre con facilidad, pues el crecimiento de este se detiene y existe un efecto vasoconstrictor.

Uso de secadores y planchas de pelo

De los principales factores externos que más generan daño a la estructura capilar y provocan la caída del cabello, son los secadores y las planchas. Estos aparatos funcionan con temperaturas muy altas, que pueden resultar perjudiciales para la queratina. Quemando las hebras, rompiendo el cabello y causando una reducción de la densidad considerable. Por lo que es conveniente evitar su uso todo lo posible.

Aplicación de productos químicos

Todos los productos capilares que poseen ingredientes químicos, acabarán dañando el pelo. Empezando desde el champú, que, al contener parabenos, sulfatos y siliconas, limpian el cuero cabelludo a la vez que lo resecan. Estos productos pueden causar un desequilibrio en la producción de sebo. También pueden llegar a desestabilizar el pH capilar, llevando a que la melena se encuentre sin vida, quebradiza, áspera, encrespada.

Calidad del agua

No se ha comprobado totalmente la influencia del agua en el daño capilar. Durante el lavado, el agua es utilizada para permitir el buen uso del champú y retirar los productos. Si esta tiene un alto grado de salinidad, el pelo puede llegar a deshidratarse, romperse y aumentar la aparición de la caspa.

Contaminación

El ambiente está compuesto por miles de sustancias perjudiciales para la salud capilar. Cuando el pelo está sucio, se debilita, pierde su luminosidad y cae con facilidad. Es importante mantener el cabello limpio y cuidar al máximo la melena de los agentes externos. Los folículos pilosos pueden llegar a obstruirse debido a la acumulación de residuos, llevando a desarrollar ciertos tipos de alopecias.

¿Cómo reparar el cabello dañado por malos tratos?

El cabello dañado es una pesadilla para la persona que lo posee. Resulta difícil de peinar, su volumen es escaso y se encuentra tan reseco que es imposible lucirlo bien. Un cabello maltratado es la combinación de diversos factores, como el ambiente, cuidado deficiente y uso de aparatos de calor extremo. Mejorar la calidad de nuestro pelo es posible, al corregir los malos hábitos y adoptar unos más saludables para el cuero cabelludo. Estos son:

Cuida la melena del clima

El propósito del cabello es proteger a nuestra cabeza del clima, por lo que constantemente se enfrenta a él. La exposición solar, el polvo y la lluvia, pueden resecar el cabello. Esto puede convertirse en una melena quebradiza. Para mejorar su estado, es imprescindible brindar una protección adicional, hidratándolo semanalmente. También nutriéndolo con mascarillas y aceites naturales, que ayudarán a que se encuentre saludable, fortalecido y revitalizado.

Protege el cabello de los aparatos de calor

A la hora de peinar el cabello, es indispensable el uso de planchas, secadores y tenazas. Pero la temperatura de estos aparatos es excesivamente alta. Siendo de los principales agentes dañinos para la cabellera, resecándola y volviéndola quebradiza. Para contrarrestar estos efectos, existen productos protectores térmicos, en presentación de spray principalmente.

Un protector térmico debe ser aplicado en el pelo húmedo, previo al uso del aparato de calor. También debe colocarse en el cabello seco, antes de hacer uso de estos elementos. Lo que ayudará a formar una barrera que resguarde el cabello de la elevada temperatura. Manteniendo su brillo y sedosidad.

Trata el cabello con delicadeza

Nuestro pelo resulta más frágil cuando se encuentra mojado. Las personas tienden a peinar el cabello cuando está en este estado, por ser más fácil de desenredar. Al hacerlo, es importante que sea con mucha delicadeza, para evitar maltratar la cutícula. Si esto ocurre, las puntas de las hebras se abren y se quiebran.

Lo más aconsejable es peinar el cabello luego de haber colocado acondicionador. La función de este producto será servir de barrera y permitir que los nudos difíciles se suelten. Divide el cabello en secciones y con un cepillo de cerdas separadas, de plástico, comenzar a peinar suavemente.

Brinda mayor atención al pelo teñido

Cuando deseamos cambiar nuestro look, lo primero que viene a nuestra mente, es teñir el cabello. Pero, la mayoría de tintes están fabricados con elementos químicos, que dañan el pelo, restan su volumen y minimizan su luminosidad. Para mantener el pelo teñido en el mejor estado, es importante reforzarlo, con una rutina de cuidado especialmente destinada a este tipo de cabello. Lo que ayudará a reducir la resequedad y combatir cualquier otro daño provocado por los tintes.

No lavar a diario

Es cierto que un cabello recién lavado brinda una sensación muy agradable. Pero lavar la melena de forma muy seguida, puede ser contraproducente. Afectando la hidratación y vitalidad del cabello, causando resequedad y quiebre.

Lo más aconsejable será utilizar un champú natural, que tenga la capacidad de limpiar, hidratar y nutrir las hebras. Siempre acompañándolo de un acondicionador que se encargue de combatir la sequedad y humectar las áreas que lo requieren.

Lavar el cabello con uno o dos días de intervalo, será suficiente para mantener la higiene del cuero cabelludo y permitir la formación de aceites naturales.

 

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario!
Please enter your name here