Alopecia en españa

España es el segundo país con más calvos del mundo tras la República Checa. Según datos oficiales, en Chequia el 42,79% de los hombres sufre algún tipo de alopecia. Una cifra que superar mínimamente al 42,6% de los españoles que padece el mismo problema y que, según apuntan algunos informes, podría ir más en los próximos años.

Los motivos que llevan a algunos especialistas a ver en España como el próximo líder en calvicie a nivel mundial son: en primer lugar, la genética, determinante a la hora de provocar nuevos diagnósticos de alopecia; la mala alimentación, como consecuencia de una dieta poco variada y menos rica en frutas y verduras que varios de los países de nuestro entorno a pesar de nuestra huerta y el tabaquismo, también en cifras mucho más altas de las saludables.

No obstante, estos causantes parecen ser endémicos de Europa, ya que ocho de los diez países con más calvicie del mundo son europeos, siendo las dos únicas naciones de fuera del viejo continente que se han colado en el top 10 mundial Estados Unidos y Canadá, dos países que comparten algunos de esos males endémicos que aceleran la calvicie.

Y es que tras la República Checa y España le siguen Alemania, con un 41,24% de calvos, Francia, con un 39, 24% y Reino Unido con un 39,23%. Es en el sexto puesto donde encontramos a Estados Unidos, con un 39,94% de alopécicos, seguido de Italia, con un 39,01%; de Polonia, con un 38,84%; Holanda, con un 37,93% y por Canadá, con un 37,42%.

Ya fuera de los diez países con mayor alopecia del planeta encontramos a Rusia, con un 33,29% de su población con problemas visibles de salud capilar; Australia, con un 30,39% y México, ya por debajo del 30%, con un 28,28% de habitantes calvos en su territorio.

Cifras, mucho mayores a las que se das en los países asiáticos y a los países africanos, donde parecen gozar de una salud capilar mucho más benevolente que la que nos ha tocado a este lado del mundo. No es hasta el decimocuarto lugar hasta que vemos a Japón, el país de Asia con calvos, con un 26,78%. Tras este, Hong Kong, con un 24,68%; Singapur, con un 24,06%; Tailandia, con un 23,53%; Taiwán, con un 22,91%; Malasia, con un 22,76% y Corea del Sur, con un 22,41%, cierran el top 20 de países con más alopécicos del globo.

Razones por las que cada vez perdemos el pelo antes

Una de las últimas investigaciones al respecto ha advertido que gran parte de los países desarrollados se está comenzando a perder el cabello a una edad más temprana de aquella en la que lo perdían generaciones anteriores.

Un buen ejemplo de ello es el trabajo efectuado en la Universidad de Tsinghua de Beijing, donde se detectó que la mayoría de los estudiantes universitarios habían sufrido en algún momento algún tipo de pérdida capilar superior a la habitual. 

Por si esto fuera poco, también se descubrió que cuatro de cada diez notaban que tenía menos pelo que cuando comenzó a estudiar y uno de cada cinco que lo habían podido confirmar a través de comentarios de familiares y amigos. Tras estos, uno de cada cuatro o había optado por un tratamiento farmacológico o bien por acudir a visitar a un médico en busca de corregir su caída.

Y es que cada vez son más jóvenes los pacientes que acuden a las clínicas especializadas en tratamientos capilares. Algunos incluso antes de que sea recomendable empezar a tomar cartas en el asunto. Ya que, si bien es posible someter a una intervención de trasplante de pelo a cualquier persona mayor de edad que no presente complicaciones de salud incompatibles con la operación, es recomendable esperar a la treintena para llevarla a cabo.

Es allí donde, tras someterlo a un análisis exhaustivo para conocer cuál es la causa de la caída, el paciente será debidamente diagnosticado para poder iniciar cuanto antes algún tratamiento para frenar de una vez por todas su pérdida de cabello.

Entre los tratamientos más habituales a personas que pierden una cantidad anormal de folículos pilosos que no logran regenerar destacan los encaminados a incrementar la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Algo que a menudo se consigue a través de una mejora en la alimentación o la prescripción de lociones para masajear la zona y que, en otras, requiere de otro tipo de tratamientos como lo es el de plasma enriquecido.

Lo que este busca es, a través de oxigenar la sangre del propio paciente e insertarla en el cuero cabelludo, facilitar el suministro de nutrientes al folículo piloso en busca de reactivar las unidades foliculares desactivadas, impulsar a los cabellos más afectados por la alopecia para que crezcan más fuertes y promover el crecimiento de nuevos pelos más sanos.

Si bien este tipo de tratamientos a menudo logran por sí solos mejorar la salud capilar de muchos pacientes, lo cierto es que la gran mayoría de las alopecias requieren de una operación de trasplante para conseguir que vuelva a crecer el pelo allá donde ha dejado de hacerlo.

De entre todas las intervenciones quirúrgicas que tienen por fin repoblar la cabellera de los diagnosticados con alopecia destaca la que es la técnica médica más vanguardista, la FUE. Una técnica que consiste en la extracción de unidades foliculares de forma individualizada de aquellas áreas en las que el paciente todavía cuenta con cabellos sanos para trasplantarlos a aquellas en las que no le crece el pelo.

Esta técnica, mucho más indolora, rápida y con un postoperatorio más corto y suave que los que venían empleando otras técnicas como la FUSS, permite conseguir resultados mucho más al detalle ya que se lleva a cabo colocando pelos uno a uno.

Por si esto fuera poco, la tasa de éxito de los injertos supera el 99% siendo además la única que ofrece resultados garantizados de por vida para quienes la eligen para repoblar sus calvas y lucir un cuero cabelludo repleto de pelo sano, firme y brillante.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Contactar      644 713 228