Monday, April 15, 2024
Tratamientos cabelloImportancia del diagnóstico capilar

Importancia del diagnóstico capilar

En el tratamiento del cuero cabelludo, por lo general no se toma la verdadera importancia del diagnóstico capilar. Sin tener en cuenta, que es tan relevante como en cualquier otra cirugía. Ninguna persona en el mundo se sometería a un trasplante de órganos sin antes realizar los estudios necesarios. Y, aunque la gravedad de la enfermedad no es la misma, tratar la alopecia o cualquier otro problema capilar, requiere un buen diagnóstico, para brindar una correcta solución.

La falta de cabello puede ser un problema netamente estético para muchos. Pero la realidad es que, para que se manifieste una irregular caída del cabello o calvicie, existe una causa detrás de ello. El motivo podría ser hereditario, hormonal, emocional o sistémico.

Mal funcionamiento del sistema endocrino, efectos secundarios de medicamentos, desequilibrios en la dieta o el estrés, son detonantes de la alopecia. No es posible tratar esta situación, sin antes averiguar cuál es el origen del problema. Y es que, por muchos procedimientos que se practiquen sobre el cuero cabelludo, si no se erradica el problema principal, el inconveniente se repetirá una y otra vez. Es por ello que resulta tan importante obtener un diagnóstico capilar adecuado. Sigue leyendo y descubre todo lo relacionado a este interesante tema.

Te puede interesar: Preguntas frecuentes sobre el acondicionador para el cabello

¿Cuándo es necesario hacer un diagnóstico capilar?

Si crees que tu cabello no se comporta de manera correcta, es posible que necesites un diagnóstico y posterior tratamiento. Los síntomas que pueden encender las alarmas sobre un problema en el cuero cabelludo, son:

  • Caída del cabello.
  • Picazón.
  • Hiperproducción de sebo.
  • Carente densidad capilar.
  • Enrojecimiento.
  • Dolor.

¿Cuándo es más sencillo realizar el diagnóstico capilar?

Es mucho más sencillo descubrir problemas capilares en hombres que en mujeres, por una sencilla razón. En más del 80% de los casos, los inconvenientes del cuero cabelludo se deben a la alopecia androgénica masculina. Este tipo de calvicie común posee un patrón genético definido. Sin embargo, aunque pueda parecer muy obvio que lo que se padece es esta clase de alopecia, un análisis completo y exhaustivo del paciente, siempre será necesario. El objetivo de ello, es corroborar lo que ya se sospecha. La importancia de ello es que, a partir de dicho diagnóstico, es posible brindar tratamiento.

En el caso de las mujeres, saber el origen del problema puede ser más complicado. La pérdida de pelo puede que no esté provocada exclusivamente por una enfermedad. Puede ser un conjunto de factores que ocurren al mismo momento. En un 40% de los casos, la alopecia femenina es causada por el hiperandrogenismo o altos niveles de andrógenos en el sistema. También puede deberse a dietas desequilibradas, problemas inmunológicos, maternidad, menopausia, estrés, entre otras cosas.

Por esta razón, es de gran importancia contrarrestar simultáneamente cada uno de los factores, para conseguir paralizar el proceso. No será suficiente atender una causa, se deben frenar cada una de ellas. El primer paso, será someterse a un exhaustivo diagnóstico que permita saber lo que está ocurriendo. Un buen diagnóstico capilar garantiza un mayor éxito en los tratamientos aplicados.

¿Qué pruebas se realizan en el diagnóstico capilar?

El paciente debe ser sometido a un completo estudio de su caso, en el que se explorará el estado de su cabello. También es importante efectuar estudios hormonales y de sangre. Donde se tomará en cuenta la función tiroidea, ferritina, transaminasas, recuento celular, glucemia y lípidos.

¿Cómo es la consulta de diagnóstico capilar?

La consulta de diagnóstico capilar se trata de recopilar toda la información que sea posible, con la finalidad de obtener todos los datos para dar con el origen del problema. En el caso de la alopecia, este estudio ayudará a saber si se trata de un caso temporal o permanente. Una vez descubierta la causa, el especialista podrá plantear una estrategia de tratamiento para combatir el problema que se esté presentando.

Muchos pacientes asisten a consulta pidiendo un tratamiento específico o solicitando directamente un injerto capilar. Sin embargo, esta puede que no sea la solución al inconveniente. El éxito de cualquier tratamiento depende principalmente de un diagnóstico bien realizado. Cuando esto no ocurre, cualquier procedimiento ejecutado podría funcionar a medias o incrementar el daño capilar.

Lo que sí es muy importante, es que la clínica capilar y el profesional a cargo de atender a cada paciente, sea completamente honesto con él. Informándole en todo momento cuáles serán los resultados que podrán alcanzarse con los tratamientos. Guiándoles para tener objetivos reales, dando a entender lo que se puede y no se puede hacer. Sin vender soluciones perfectas que pueden no ser posibles.

¿Por qué se producen los problemas capilares?

Existen diversos factores que pueden influir en el crecimiento del cabello y su caída, como también en otros inconvenientes del cuero cabelludo. Factores físicos, como desordenes hormonales, mala alimentación, ciertas patologías, genética o ingesta de drogas, actúan sobre el estado del pelo. Además, el estrés es uno de los aspectos que más influye en el desarrollo capilar y su buena condición.

La edad y la herencia son elementos que juegan un papel fundamental en el estado del cuero cabelludo. Entre los 20 y los 30 años, es común poseer hasta 600 folículos por cm2, pero llegados a los 50, estos disminuyen a 485.

Un buen número de personas no relacionan la salud capilar con la alimentación. Pero la realidad, es que la raíz del pelo obtiene sus nutrientes de forma constante, que adquirimos a través de la dieta. Razón por la que debemos comer de forma equilibrada, con la mayor cantidad de vitaminas posible.

La exposición al secador es otro elemento a considerar, como también la plancha, la toalla y los productos con ingredientes químicos. Los que pueden ser excesivamente agresivos con la estructura de las hebras.

El cabello es considerado como parte de nuestro cuerpo, pero externa. Por ello, el entorno es otro factor que puede dañarlo. La exposición a la luz solar, el agua de las piscinas o la sal del mar, provocan serios daños a su estructura. La cutícula y los poros se abren ante un ambiente húmedo, dejándolos en exposición a todo tipo de elementos dañinos.

Los distintos tratamientos a los que se expone el pelo, como las decoloraciones, tintes o permanentes, entran a la cutícula, cambiando su corteza interior. Provocando con esto, daños graves a la melena. Del mismo modo, lo hacen los peinados demasiado apretados, como los recogidos y las coletas.

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario!
Please enter your name here