Evolución por etapas

La caída del cabello de manera incontrolable, puede suceder tanto en hombres como en mujeres. Padecer esta enfermedad puede causar conflictos psicológicos graves, puesto que para muchos, la estética resulta primordial. No es fácil afrontar que la calvicie se ha comenzado a apoderar de tu cabeza. Pero afortunadamente existen procedimientos como el injerto capilar que pueden solventar el inconveniente. Hoy te explicaremos la evolución del injerto capilar por etapas.

Esta situación aparece habitualmente en los caballeros, mientras que el porcentaje de damas que lo padece es mucho menor. Puede estar causada por factores genéticos, hormonales o ambientales. Cuando se sufre la pérdida de pelo, la apariencia cambia drásticamente. El rostro se mira con más edad y menos atractivo. De los tratamientos capilares para la alopecia, optar por un injerto o trasplante capilar, será la solución que tanto has estado buscando.

¿Qué es un injerto capilar?

También conocido como trasplante de cabello, se trata de un procedimiento estético, que se efectúa a través de una cirugía menor. Gracias a él, es posible sustituir el pelo perdido del cuero cabelludo, con cabello de otras áreas del cuerpo. Se hace necesario ante la enfermedad de alopecia, la cual dependiendo de su tipo, causa el desprendimiento capilar en áreas determinadas o la totalidad de la cabeza u otras partes de la piel.

Por lo general, un injerto capilar se ejecuta ante un caso de calvicie hereditaria, siendo esta la más común. Para llevarlo a cabo, es necesario retirar las unidades foliculares de esas zonas donde los folículos no mueren, es decir, la parte trasera y lateral de la cabeza. Para luego ajustarlos a la parte afectada y desprovista de pelo. Este procedimiento debe estar en manos de varios expertos, quienes luego de una exploración capilar, decidirán si se trata de la mejor manera de resolver el problema.

Tipos de injerto capilar

Son 3 los tipos de injerto capilar que pueden ayudar a cubrir el cuero cabelludo.

  • Trasplante FUS: También conocido como injerto tipo tira. Se trata de la toma de una tirilla capilar de 20 cm de largo y 1 cm de ancho de la nuca mediante una cirugía. Luego se procede a suturar la zona, de manera que la cicatriz resultante sea prácticamente invisible, la cual quedará cubierta por el propio cabello. Se separan los folículos de manera individual y se implantan en la parte calva. Para ejecutarla no se requiere el rapado.
  • Injerto FUE: Los folículos son extraídos de manera diferente, ya que estos se obtienen individualmente con un corte circular. Sin embargo su colocación es igual a la anterior, injertando pelo a pelo.

Recomendaciones previas al injerto capilar

Antes de realizar un injerto capilar es importante tomar en cuenta una serie de sugerencias que garantizarán el éxito del tratamiento.

  • Hazte con un champú de PH neutro para el aseo capilar.
  • Un mes antes de la intervención, dedica un corto tiempo para masajear el cuero cabelludo.
  • Si eres fumador, procura dejar de consumir cigarrillos al menos 8 días antes de la operación.
  • Toda cirugía requiere análisis previos para determinar el estado del paciente. No pases por alto este paso y realiza los estudios que tu médico solicite.
  • No ingieras bebidas alcohólicas o comas excesivamente la noche previa al procedimiento.
  • Procura encontrarte en ayuna el día de la cirugía.

¿Cómo se llevan a cabo las técnicas de injerto capilar?

Las técnicas de injerto capilar no resultan especialmente sencillas. Su ejecución puede tener una larga duración entre 5 a 7 horas. Para ello se requiere la intervención diversos especialistas en la materia. Esto con la finalidad de obtener y separar los folículos de manera adecuada. Dicho procedimiento resulta poco riesgoso, aunque es necesaria la colocación de anestesia local para evitar causar molestias al paciente.

La sedación parcial permite que este se mantenga consciente durante el proceso. Dado que son prácticamente nulos los inconvenientes médicos que pueden presentarse. Se escoge el tipo de injerto a colocar, y el tratamiento se desarrollará de la siguiente manera:

  1. Se toman los folículos de un área sana. Para ello se escoge una porción capilar de la nuca, pudiendo retirarla estilo tira o individualmente.
  2. Los folículos deben ser separados y posteriormente alistados para ser trasplantados. En caso de la técnica FUS, se utiliza un microscopio para apartarlos cuidadosamente. Si se ha decidido emplear la técnica FUE, los folículos se encontrarán aislados desde su obtención, por lo que solo deberán ser preparados.
  3. Se procede a realizar el injerto de los folículos en las áreas despobladas de la cabeza. El pelo que se ha obtenido de la nuca, debe ser trasplantado uno a uno en las partes libre de cabello. Estos se insertan en pequeños orificios de la cabeza, intentando brindar un aspecto muy natural.

¿Qué especialistas intervienen en la cirugía de injerto capilar?

Para que este procedimiento no resulte excesivamente largo, y además los resultados sean óptimos, es necesario que diversos expertos participen en su ejecución. El tratamiento se desarrolla desde la evaluación clínica, pasando por una orientación, la propia intervención, hasta llegar a la recuperación. El paciente será acompañado en todo momento por los mejores profesionales, como son:

  • Dermatólogo: Tendrá la responsabilidad de analizar y brindar tratamiento a las enfermedades de la piel. Pudiendo combatir infecciones presentes en cualquier área dermatológica, incluyendo el cuero cabelludo.
  • Tricólogos: Profesional facultado para analizar y resolver problemas presentes en el cuero cabelludo y el cabello. Son expertos a la hora de sanar las afecciones presentes en las áreas mencionadas. Un tricólogo podrá recomendar al individuo los mejores productos, medicamentos y procedimientos, para evitar, tratar o disimular la calvicie.
  • Anestesiólogo: Se encargará de adormecer al individuo, monitorear su estado y atender complicaciones a lo largo de la cirugía. Gracias a este especialista será posible evitar el dolor característico de la manipulación de tejidos. En sus conocimientos estará la administración exacta de anestesia para sedar a la persona por un tiempo determinado.
  • Cirujanos: Quienes se encargarán de la detección y tratamiento de la enfermedad capilar a través de cirugías. Para llevarlo a cabo será necesario un espacio especial, habitualmente un quirófano, equipado con los implementos requeridos para solventar los problemas presentes.

¿Cómo evoluciona un injerto capilar?

Un injerto capilar permitirá que el pelo trasplantado crezca de la misma forma que el resto de la cabellera. Por lo que, una vez realizado, el resultado se percibe muy natural. No obstante, los cambios podrán notarse de manera gradual, pasando por diferentes etapas. La evolución de un injerto capilar se observa así:

Al ser colocado el cabello

El médico tratante pedirá al paciente, que este asista al procedimiento con un corte no muy bajo. El cabello debe superar 1 cm de largo. De esta manera será posible notar el cambio fácilmente. La distribución del pelo será decidida conjuntamente entre el profesional y el individuo.

En la semana inicial

Luego de realizar la cirugía, será normal que en los días posteriores se perciba una ligera inflamación de la zona tratada. Esta aparece a mediados de la primera semana, comenzando a mitigarse al finalizar la misma. Los coágulos de sangre son también completamente normales alrededor de la herida de donde se obtuvo la donación capilar. Los mismos habrán desaparecido luego de 7 días.

Los primeros 3 meses

El enrojecimiento de la zona trasplantada puede permanecer durante unos días, incluso semanas. Algunos de los cabellos injertados comenzarán a perderse, esto sucede a partir de la tercera semana, y suele ser muy preocupante para el paciente. Pero esto resulta común, el pelo debe caer para comenzar su crecimiento natural.

En la etapa anterior el pelo habrá caído, pero luego de dos meses, es momento que este comience a salir nuevamente. El paciente notará una mejor apariencia de las partes repobladas.  Con el pasar de las semanas, el nuevo cabello hará acto de presencia para satisfacción del individuo. Resulta difícil determinar una medida exacta de lo que crecerá este nuevo pelo. Debido a que cada persona evoluciona de formas diferentes.

En un principio, esta nueva cabellera será muy delgada. Su espesor llegará con el tiempo. Cuando este pelo injertado comienza a crecer, es posible percibir algunos granos en la zona. Lo cual será indicador de que las cosas van bien. Esta erupción no debe ser maltratada, así que lo mejor será evitar explotar los puntos de la cabeza.

De 6 a 9 meses después

Hacia el 5 mes posterior al injerto, el cabello habrá ganado espesor y habrá crecido hasta 7 centímetros. Luego de 9 meses, se podrá disfrutar de un resultado casi definitivo, donde el pelo será bastante largo y con el espesor ideal. En esta etapa el paciente se sentirá muy satisfecho con el cambio obtenido

Ha pasado un año

Y el resultado final podrá disfrutarse. Durante este proceso, el paciente tuvo que haberse cuidado de cortar el cabello con tijeras al inicio del tratamiento, no utilizar máquina sobre el área donante por al menos 6 meses y evitar emplearla en la zona tratada por un tiempo mínimo de 12 meses. Si se ha cumplido a cabalidad, pasado un año el pelo podrá ser peinado, cortado y lavado sin restricciones.

Ventajas y desventajas de un injerto capilar

A lo largo de este post, hemos descrito lo que es un injerto de cabello y la forma de realizarlo. Pero sus beneficios y posibles riesgos deben tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión. Un trasplante capilar es una técnica que cambiará la vida de quien se somete a él. Así que no dejes de conocer las ventajas y desventajas de un injerto capilar.

Ventajas

  • Intervención quirúrgica sin hospitalización. Algunos pacientes requieren un adormecimiento mayor a la anestesia local, pero una vez culminado el tratamiento, el paciente podrá retirarse a casa.
  • Pronta reincorporación a la vida cotidiana. Siguiendo los cuidados establecidos por el especialista, retomar las actividades diarias será posible luego de algunos días de reposo.
  • Aspecto natural de la cabellera. Debido a que el cabello injertado en las zonas calvas, proviene del propio paciente, estos folículos actúan de la misma forma que el resto de la melena. Por lo que el pelo crecerá de manera natural, otorgando una apariencia perfecta.
  • Resultados garantizados y prolongados. El proceso no podrá comenzar sin una valoración médica. En ella se determinará si el paciente puede llevar a cabo dicho tratamiento. De ser afirmativo, el cabello crecerá con seguridad y no volverá a perderse. La incompatibilidad es nula, dado que se trata de folículos del cuerpo propio.
  • Puede aplicarse en todo tipo de personas. Tanto hombres como mujeres pueden someterse a este procedimiento. Siendo más requerido por los caballeros que presentan entradas pronunciadas y una coronilla despoblada. En mujeres se practica cuando la pérdida capilar es excesiva.
  • Su valor es accesible. No es un tratamiento imposible de costear y además, no existen dudas en cuanto a sus resultados.

Desventajas

  • Recuperación molesta. Es normal tener algo de incomodidad luego del procedimiento. El área injertada se encontrará inflamada, enrojecida y descamada. Se forman coágulos y costras nada estéticos. Es posible padecer infecciones en el cuero cabelludo que empeoren el aspecto de la zona.
  • Extremar la higiene y cuidados capilares. Con la finalidad de evitar las infecciones anteriormente mencionadas. El área trasplantada debe mantenerse limpia y tener los cuidados necesarios para no causar daño al cuero cabelludo.
  • No puede realizarse en pacientes muy jóvenes. Puesto que, si la alopecia no ha alcanzado su fase terminal, y se ejecuta el tratamiento anticipadamente, la cabeza siempre estará desprovista de cabello. El pelo injertado no se perderá, pero si aquel que esté destinado a caer y no lo haya hecho al momento de la intervención.
  • Pueden quedar cicatrices. Debemos recordar que se trata de un procedimiento quirúrgico, en el que deben practicarse incisiones y suturas. Esto puede dejar pequeñas marcas en donde ha sido tomado el cabello y donde se coloca posteriormente.
  • El gasto es inmediato, sin ningún tipo de financiamiento. Lo cual puede resultar un problema para algunas personas.
  • El cabello donante debe ser denso. Esto es importante para evitar que el área de donde se retira el pelo, se mire despoblada en el futuro. Ambas zonas deben tener un aspecto frondoso y el poco volumen capilar no lo permite.
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Contactar      644 713 228