Wednesday, April 17, 2024
NoticiasProblemas capilares, ¿cuáles son los más comunes?

Problemas capilares, ¿cuáles son los más comunes?

La apariencia de la melena de una persona y el estado en el que se encuentra su cuero cabelludo. Son aspectos claves que dicen mucho sobre la salud general de un individuo. Diversas enfermedades, deficiencias o alteraciones, tales como la diabetes, la anemia y la ansiedad, se manifiestan a través de esta vía para advertir que algo no anda bien en el organismo. La caída del cabello, la caspa y la dermatitis seborreica, son parte de los problemas capilares más comunes.

Sin embargo, que dichas alteraciones sean comunes entre la población, no significa que sean menos perjudiciales para la integridad del cabello. No atender esas y otras afecciones a tiempo o dejar que avancen como si nada, ocasionará severos daños en la piel de la que se desprenden los folículos pilosos. Además, impedirá que el pelo crezca sano, fuerte, suave e hidratado, ya que le restará volumen y grosor a la fibra capilar.

Todo ello sin contar con el impacto psicológico y social que supone padecer de cualquiera de estas condiciones. Por tanto, en aras de identificar sus síntomas con facilidad y de tratarlas de forma oportuna. En este artículo te enumeramos los problemas capilares más comunes entre hombres y mujeres, sus principales causas y cómo prevenirlos.

También te puede interesar: ¿Qué es la alopecia nerviosa o caída de cabello por estrés?

¿Cuáles son los problemas capilares más comunes?

Más allá de los hábitos cotidianos y de garantizarle la nutrición necesaria a las fibras capilares. Es fundamental estar alerta ante cualquier irregularidad que notemos en nuestro cuero cabelludo. De ello dependerá en gran medida la posibilidad de minimizar los estragos de alguna alteración o enfermedad de la piel. Y al mismo tiempo conseguirás preservar la vitalidad, el brillo y densidad del cabello por más tiempo.

De igual forma, debido a la similitud de los síntomas y a los tratamientos específicos que demandan ciertas patologías cutáneas. Ante estos escenarios resulta de suma importancia y de gran valor contar con el diagnóstico de un especialista. Preferiblemente con las consideraciones emitidas por un dermatólogo tricólogo. Un profesional que, por sus conocimientos en el área, será capaz de identificar con precisión la afección que aqueja la paciente y el estadio en que se encuentra.

En tal sentido, es muy amplio el abanico de afecciones que podrían estar detrás de la caída o el quiebre parcial del pelo. Sin embargo, a fin de que conozcas algunas de ellas en detalle. Te presentamos a continuación los problemas capilares más comunes tanto en hombres como en mujeres.

Caída del cabello

Problemas capilares comunes

Cuando se trata de pérdida de volumen y densidad. La alopecia es, sin duda, uno de los padecimientos capilares más frecuentes entre jóvenes y adultos. Se estima que al menos un 60% de la población mundial experimentará algún tipo de caída de cabello después de los 20 años. Es en esencia un problema que afecta a las personas sin distingo de género. Sin embargo, tiene una mayor incidencia en hombres.

Los factores que la desencadenan son muy diversos y pueden estar asociados con mala alimentación, estrés, problemas hormonales o enfermedades autoinmunes. También suele ser un indicador de problemas de salud mayor, por lo que es esencial determinar la causa que la origina.

En los rangos normales, a una persona se le caen entre 100 y 150 pelos al día. No obstante, cuando la pérdida estacional se prolonga por más de 4 meses y la hebra se vuelve extremadamente fina. Es hora de preocuparse y acudir a un especialista, que indicará un champú anticaída u algún otro tratamiento.

Dermatitis seborreica

Si tienes el cuero cabelludo inflamado. O presentas áreas escamosas con costras blancas y amarillas que se extienden hasta las cejas, las orejas y los párpados. Lo más probable es que estés cursando por un cuadro de dermatitis seborreica.

Esta molesta afección puede detonarla el estrés, un exceso de grasa en la piel o un trastorno inmunitario. Sin embargo, su causa exacta aún se desconoce. Lo cierto es que, aparte de los referidos síntomas, también suele ir acompañada por una caspa persistente.

La irritación, los picores y el enrojecimiento en el cuero cabelludo, son otras de sus principales consecuencias.

Caspa

Problemas capilares comunes

Las penosas escamas blancas que caen sobre los hombros de las personas arruinando cualquier outfit negro, es otro de los grandes enemigos de un cabello sano. La caspa es un mal común y afecta a cerca del 50% de la población mundial. Se caracteriza por una excesiva descamación del cuero cabelludo. Y da como resultado el desprendimiento de pequeños restos de piel seca que merman la confianza de muchos en público.

Su causa se vincula con hábitos como dormir con el pelo húmedo y con factores emocionales como el estrés. Asimismo, en su aparición y proliferación también suele estar implicado un hongo que se alimenta de los aceites del cuero cabelludo. No obstante, a diferencia de la dermatitis seborreica, no va acompañada con inflamación, aunque algunos expertos la relacionan estrechamente con la caída del cabello.

Es un problema difícil de tratar en algunos casos. Pero, por lo general, se resuelve con el uso de un champú suave que ayude a reducir la grasa y la aparición de células muertas.

Canas prematuras

El exceso de estrés, el déficit de vitaminas, el consumo de tabaco y la predisposición genética, suelen dar paso a la aparición de canas prematuras. Más allá del cambio de color esta alteración da cuenta del envejecimiento del organismo. Sin embargo, en personas jóvenes se asocia con un mal funcionamiento de las hormonas y el metabolismo. Un proceso que incide en la producción de melanina como compuesto químico responsable de brindarle color al cabello y a la piel.

De igual forma, enfermedades como el vitiligo, la mala higiene capilar y el lavarse el pelo con agua muy caliente, acelera el surgimiento de hebras blancas y grisáceas. Pero nada que un buen tinte o un cambio de hábitos no pueda solucionar.

Resequedad, debilidad y pelo quebradizo

El abuso de la plancha y el secador, así como el déficit de nutrientes, hace que las fibras capilares se debiliten. Un estado de fragilidad con el que también contribuyen los cepillos metálicos, las decoloraciones y la falta de acondicionamiento.

La suma de esos factores y otros malos hábitos en el cuidado del cabello, avivan la resequedad y el encrespamiento. Se presentan de esta manera diversos signos visibles de daño, especialmente en las puntas, que reflejan aún más el potencial deterioro.

Por tales razones, en ninguna rutina capilar deberían faltar las mascarillas hidratantes. Además, será de gran valor incluir el uso de protectores térmicos. La elección de champús acordes a tu tipo de pelo dará igualmente muy extraordinarios resultados.

Psoriasis

Detrás una afección tan molesta como ya de por sí lo es caspa, en ocasiones subyacen patologías cutáneas más serias como la psoriasis. Pese a que solo un 2% de la población se ve afectada por ella, está enfermedad también compromete la salud del cuero cabelludo. Incluso en la mayoría de los casos se inicia como una simple caspa. Para luego ir escalando hasta convertirse en una placa roja y gruesa que provoca mucho escozor.

No obstante, su más embarazosa manifestación se produce cuando los bordes rojos de las lesiones exceden la línea de implantación capilar. En ese momento se hace visible la afección y puede llegar a trastocar las relaciones sociales del sujeto.

Sin embargo, afortunadamente existen numerosos tratamientos dermatológicos para darle solución a este problema. En su fase inicial, los expertos optan por prescribir champús especiales enriquecidos con ácido salicílico u otras lociones cutáneas. Mientras que, en relación a diagnósticos más avanzados, en donde hay inflamación. Los corticoides, los comprimidos y la fototerapia constituyen una excelente opción.

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario!
Please enter your name here