10 años después de la operación

Muchas personas experimentan la caída del cabello a lo largo de su vida. Las mujeres llegan a sufrirlo por desajustes hormonales, entre otras razones. Mientras que la causa principal de calvicie en hombres suele ser genética, haciéndose más evidente en el trascurso de los 30’s. En cualquier caso, un injerto de pelo será la mejor alternativa para solventar este problema. Pero esta cirugía trae consigo muchas inquietudes, entre ellas el aspecto de un trasplante capilar 10 años después de realizarla.

Y es que, después de padecer una pérdida de pelo considerable y encontrar la que parece ser la solución más efectiva, cualquier paciente desea que su nueva melena dure para siempre. Cansados de tratar con todos los tratamientos capilares para la alopecia, lo que se busca es un resultado definitivo. En este post vamos a explicarte cómo se desarrolla el crecimiento del cabello luego de un trasplante capilar, y como se percibe luego de una década de haberlo efectuado.

¿Qué es un trasplante de pelo?

Es un tratamiento estético realizado al cuero cabelludo para repoblarlo. Se trata de una cirugía sencilla a la que se someten personas que padecen alopecia. El propósito de su ejecución, es recuperar el cabello perdido, obteniendo hebras de áreas que cuentan con mayor volumen capilar que las afectadas por la enfermedad. Con este procedimiento es posible volver a colocar pelo en algunas zonas calvas o la totalidad de la cabeza. Mejorando así el aspecto del paciente.

La calvicie hereditaria es el tipo de pérdida capilar más habitual y la que puede resolverse exclusivamente con injertos. El proceso requiere varios pasos, siendo la extracción de unidades foliculares de un área activa, la principal. Los laterales del cuero cabelludo, la nuca, barba, piernas o pubis pueden ser partes donantes de folículos. Posteriormente se colocan estas unidades en los claros de la cabeza. Todo realizado por profesionales cualificados en este tipo de tratamientos.

¿Cuáles son los tipos de trasplante capilar?

Los tipos de trasplante capilar existentes en la actualidad son 3. Con ellos es posible, a través de diferentes técnicas, devolver la estética al cuero cabelludo.

  • FUT: Es un procedimiento que parte de la obtención de una franja de cuero cabelludo de aproximadamente 1 cm de ancho y 25 cm de largo. Esta se encontrará llena de folículos activos, los cuales serán posteriormente separados en unidades. Para extraer esta tira, es necesario realizar un corte a la piel, el cual será cerrado con sutura. La cicatriz resultante será cubierta con el resto de la cabellera, por lo que no podrá percibirse.
  • FUE: A diferencia de la técnica FUT, la FUE no amerita cortes grandes a la piel. Cada folículo es tomado de manera individual, realizando cortes microscópicos. El proceso se hace un tanto más corto, ya que se salta la división de las unidades foliculares. Posteriormente pelo a pelo serán colocados en las zonas desprovistas de cabello.
  • DHI: Es el método más novedoso a la hora de trasplantar cabello. La implantación de los folículos obtenidos mediante esta técnica, se realiza al instante. Esto garantiza la mayor conservación folicular y un crecimiento capilar más sano. Además para su ejecución, el paciente no será rapado en su área donante.

¿Qué hacer antes del trasplante capilar para garantizar su éxito?

Los profesionales de la tricología, a fin de asegurar un efecto muy duradero, proporcionarán ciertas recomendaciones que el paciente debe seguir antes de realizar un injerto capilar.

  • Realiza todos los análisis solicitados por el médico.
  • Masajea el cuero cabelludo con suavidad todas las noches, semanas previas a la cirugía.
  • No consumas cigarrillos al menos 3 días antes del procedimiento.
  • Evita las bebidas alcohólicas desde el día anterior.
  • Consulta con el experto el mejor champú a utilizar luego de la operación.

Ventajas y desventajas de un trasplante capilar

Como todo proceso quirúrgico, el injerto de pelo trae beneficios y algunas complicaciones al ser ejecutado. Las ventajas y desventajas de un trasplante capilar son:

Ventajas

  • Cirugía ambulatoria. El paciente luego de haber recibido los injertos, se mantendrá en observación por algunas horas. Luego puede volver a casa sin hospitalización.
  • Tiempo de reposo corto. No es necesario tomarse demasiado tiempo para la recuperación de este procedimiento. Luego de un par de días es posible volver a las actividades cotidianas, teniendo por supuesto algunos cuidados.
  • Resultado natural. Al utilizar folículos propios, el cabello que nacerá a partir de su implantación será igual al que aún se conserva.
  • Melena asegurada. La finalidad de esta operación es hacer crecer cabello en lugares donde con normalidad no es posible. La clínica en la que se lleva a cabo todo el proceso garantizará un efecto vitalicio de sus cirugías.
  • Es un tratamiento posible tanto en hombres como en mujeres. Lo importante es que el cabello haya culminado su proceso de caída y esta sea genética o cicatricial.
  • El valor de la cirugía no es imposible de costear. No es un tratamiento exclusivo para personas de alta capacidad económica.

Desventajas

  • Molestias durante el tiempo de sanación. El cuero cabelludo se sentirá tenso y al principio un poco doloroso.
  • La limpieza del cuero cabelludo debe ser mayor. Aunque los injertos se realicen con las técnicas FUE o DHI, las microincisiones realizadas a la piel para obtener los folículos, se encontrarán propensas a infectarse. Durante el tiempo que tarde la recuperación, se debe mantener un aseo extremo de la zona.
  • Existe un límite de edad para llevarlo a cabo. En teoría es posible realizar un trasplante de cabello en personas desde los 18 hasta los 85 años. No obstante, los médicos encuentran esto inconveniente, ya que al encontrarse la alopecia activa, sea genética o por vejez, se colocará cabello en un área mientras se pierde en otras zonas.
  • El método FUT dejará cicatrices. Algunos pacientes deben ser atendidos por este método, e irremediablemente el cuero cabelludo será sometido a una incisión.
  • No existen planes de financiación para la intervención. La misma no puede ser cancelada en cuotas, su pago debe ser inmediato.
  • El pelo donante debe poseer un buen grosor. Solo así se garantiza un crecimiento fuerte.

Cambios en el cuero cabelludo después de un trasplante capilar

Al someterse a un trasplante de pelo, el paciente comienza a disfrutar de su crecimiento de manera natural. Los cabellos injertados crecerán de la misma manera que lo hacen las demás hebras capilares. Estos cambios se perciben paulatinamente a lo largo del tiempo. Llegando a su punto final luego de un año y permitiendo gozar de una nueva melena por mucho tiempo. Siendo entonces su evolución de esta forma:

Primeros días

Para poder efectuar el procedimiento de manera adecuada, el paciente deberá asistir a la cirugía con un corte de pelo mayor a 1 cm de largo. Solo así el individuo podrá notar la diferencia entre las áreas sanas y las injertadas. Desde este primer momento se comenzará a disfrutar de un nuevo aspecto, aunque el mismo será un tanto extraño. La sensación del cuero cabelludo será como llevar un casco.

El área intervenida se encontrará inflamada. Es normal sentir algo de molestias durante la semana inicial. La hinchazón del cuero cabelludo comenzará a disminuir luego de unos ocho días. Tanto si se ha realizado una incisión, como si se han obtenido los folículos de manera individual, la cabeza formará pequeñas costras sobre el área donante. Estas caerán naturalmente en una semana, por lo que no deben ser arrancadas.

La zona trasplantada estará enrojecida, pero esto se mitigará con el paso de las semanas. Es muy normal que a mediados del primer mes, mucho del cabello colocado caiga. Aunque pueda ser preocupante, es un proceso necesario. Los folículos necesitan expulsar el pelo antiguo para permitir el crecimiento de nuevas hebras sanas y fuertes.

Trascurso de un año

En los meses posteriores al tratamiento, el nuevo cabello hará su aparición. El aspecto extraño que se percibe al inicio de la cirugía, dará paso a un área con mejor apariencia, donde el cabello habrá crecido algunos centímetros. Es imposible saber exactamente cuántos, pero sí que podrá notarse una diferencia bastante satisfactoria para el individuo.

El cuero cabelludo se verá invadido de granos en el área trabajada. Esto demuestra que está sanando satisfactoriamente, y por mucho que pueda resultar tentador, no deben manipularse. El pelo que surge en este tiempo es algo delgado. El mismo tomará mayor espesor con el tiempo, llegando a crecer hasta 8 centímetros.

9 meses después de su realización el cabello se encontrará de un largo y grosor adecuados. Pero no será hasta el primer año que los resultados finales puedan notarse.  Llegados a los 12 meses y habiendo cuidado muy bien el cuero cabelludo, el pelo estará muy fuerte. Su crecimiento habrá alcanzado un largo similar al del resto de la cabellera y se tendrán mayores libertades con el pelo.

10 años después

Con el paso de los años el resultado de la cirugía, de haber sido efectuada por médicos de calidad, será muy satisfactorio. El cambio obtenido por el paciente será muy positivo, ya que esas áreas problemáticas que se encontraban calvas, luego de una década se mirarán como en la juventud. Es importante recibir al inicio del tratamiento un buen diagnóstico, para disfrutar del resultado sin recurrir a nuevos injertos.

En estos 10 años el individuo retomará actividades que por mucho tiempo parecían perdidas al sufrir alopecia. Nuevos peinados, cortes, estilos y más, serán parte del bienestar que el trasplante de cabello trae con su aplicación. El cabello podrá utilizarse de forma normal, pues habrá resultado muy natural, con la misma fuerza que el resto de la melena. Siendo capaz de soportar tintes, rapado, accesorios y más.

Escribe tu comentario:

*

Your email address will not be published.