Si bien es cierto existen distintos tratamientos que pueden ayudar a combatir los diferentes tipos de alopecia que existen, también lo es que solo existen una forma de conseguir repoblar las zonas del cuero cabelludo que han sido afectadas por la calvicie y esa es la intervención de trasplante capilar.

Una operación que ha evolucionado exponencialmente en la última década hasta conseguir, no ya solo que esta sea indolora y con un postoperatorio de lo más placentero, sino también que gracias a la aplicación de las técnicas de injerto capilar más vanguardistas que los resultados sean naturales y, lo que es más importante si cabe, definitivos.

Todo un avance al que cualquier persona diagnosticada con alopecia puede acogerse siempre y cuando sea mayor de edad, no cuente con alguna contraindicación médica que sea incompatible con la anestesia o con su paso por el quirófano y, otro punto esencial, cuente con una zona donante con folículos pilosos de calidad, ya que de lo contrario será imposible realizar un trasplante de pelo óptimo.

Esa es la razón por la que cualquier persona que ha empezado a sufrir una caída indiscriminada de pelo de un tiempo a esta parte debe acudir al especialista experto en salud capilar para ser examinado y, tras un análisis personalizado de su situación, se valora cuál es el tratamiento y/o la intervención adecuada para, en primer lugar, atajar la caída capilar y, en segundo lugar, proceder al injerto de cabello allá donde este ha dejado de crecer.

Una vez el paciente ha sido informado de que su solución pasa por un trasplante de pelo y de que es apto para someterse a esta operación, este es citado para una consulta preoperatoria, habitualmente un día o un par de días antes de la intervención, en la que se le detalla pormenorizadamente qué técnica se va a seguir, cómo se va a desarrollar el trasplante, qué cuidados va a tener que realizar en las horas previas a la operación y cómo va a ser el postoperatorio, entre otros detalles.

Ya el día ‘D’ a la hora ‘H’, el paciente pasa de planta al quirófano donde se le aplicará una anestesia local antes de comenzar con la extracción de los folículos capilares de la zona en la que todavía resta cabello de calidad, que se conoce como la zona donante y que suele coincidir con el área del posterior inferior del cuero cabelludo.

Así pues, tras seleccionarse la zona con cabellos de mayor calidad y ser rapado al uno, comenzará la fase de extracción, que se llevará a cabo siguiendo alguna de estas dos técnicas.

Técnica FUSS (Folicular Unit Strip Surgery): También conocida como extracción a tiras, esta comienza con la selección de una tira de piel del cuero cabelludo de la zona donante. Una vez extraída esa tira con cientos de unidades foliculares listas para ser trasplantados, se dividen según el número de folículos con los que cuenta cada unidad de folicular, pudiendo contener uno, dos o tres por cada unidad folicular.

En función de la cantidad de folículos que contiene cada unidad extraída se implantarán en una zona u otra, siendo los que contienen menos ideales para marcar la línea de crecimiento o para cubrir pequeñas calvas.

En cuanto al postoperatorio, en tanto en cuanto la obtención de las unidades foliculares exige una intervención más aparatosa, resulta más molesto y largo que en otras técnicas más novedosas. En cualquier caso, proporciona resultados definitivos y de gran calidad.

Técnica FUE (Folicular Unit Extraction): También conocida como extracción indiviualizada, esta comienza con la extracción de los folículos pilosos, en este caso uno a uno, de la zona donante. Algo para lo que es necesario, en primer lugar, con un aparato especial que permite extracciones milimétricas y, en segundo, con un largo entrenamiento para poderlo llevarla a cabo con la mayor precisión.

Una vez extraídos, estos se trasplantan de forma individualizada en cada zona despoblada de cabello, pudiéndose ser mucho más meticuloso y detallista durante el injerto, lo que permite trasplantes al detalle que terminan con resultados mucho más finos.

A diferencia de lo que sucedía con la FUSS, la FUE permite postoperatorios mucho más rápidos, llevaderos y que apenas provocan molestias más allá de la primera noche tras la intervención, como por otro lado sucede con cualquier intervención quirúrgica.

Técnica FUE Robotizada: Esta técnica combina la pericia y la buena mano, el buen saber hacer y la revisión del doctor, con la asistencia de un robot que permite extracciones mucho más rápidas y precisas si cabe. Una vez extraídos los folículos capilares de mayor calidad, se proceden a implantar en las zonas afectadas por la alopecia. Como el resto, una vez macada de la línea de implante, se comenzarán a injertar los cabellos hasta repoblar por completo la cabellera.

El gran avance que supone la robotización en el desarrollo de la técnica FUE es el recorte del tiempo de la intervención de forma sustancial y en el recorte de los tiempos de recuperación gracias a la precisión de los aparatos de extracción de unidades foliculares.

En todos los casos, para llevar a cabo el procedimiento de trasplante de pelo a través de alguna de estas vanguardistas técnicas, es necesario contar con la mano y supervisión en todos los pasos de profesionales expertos en cada una de las técnicas. Y es que solo así es podrá garantizar el éxito en la operación de injerto capilar.

Es importante recordar que, tras esta, el equipo médico que le ha atendido procederá a informarle sobre cómo deben ser los cuidados para los primeros días de postoperatorio, así como de los medicamentos que deberá tomar para facilitar el crecimiento fuerte y sano de los folículos injertados y de aquellos que los sustituirán alrededor de los diez días de la operación.

Si bien el tiempo de espera para conocer la que será su nueva imagen puede ser largo, lo cierto es que, en cuanto haya pasado alrededor de un año de someterse al trasplante capilar y vea su nuevo yo ante el espejo no tardará en confirmar que, como le comentaron quienes se sometieron antes a un injerto de pelo, el proceso ha valido la pena.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Contactar      644 713 228