viernes, noviembre 26, 2021

Trasplante de cabello, tratamientos, alopecia.

InicioTrasplante capilarLa anestesia en el injerto capilar

La anestesia en el injerto capilar

La anestesia en el injerto capilar es el primer paso a realizar cuando un paciente se someterá a dicha cirugía. Gracias a esta sustancia es posible ejecutar de forma indolora las técnicas quirúrgicas, por muy molestas que sean. Sin embargo, el dolor que pueda sentirse a lo largo de un trasplante de cabello, es una preocupación que la mayoría de los individuos manifiesta.

Con la anestesia lo que se busca es eliminar cualquier tipo de molestia que pueda percibirse mientras los expertos realizan su trabajo. Permitiéndoles durante largas horas manipular el cuero cabelludo para extraer folículos pilosos a través de microincisiones. Ayudando además a soportar una sensación que sin su aplicación sería imposible.

Afortunadamente en la actualidad existen diversas formas que minimizan al máximo cualquier sensación, antes, durante y después de la operación. Pero si aún existe alguna duda sobre las posibles dolencias que pueda provocar el implante de pelo; a continuación nos gustaría dar a conocer todo lo referente a la anestesia en este procedimiento.

¿Qué tipos de anestesias existen?

Los tipos de anestesia son básicamente tres.

  • Anestesia local: Que adormece una zona específica del cuerpo.
  • Anestesia regional: En la que se insensibiliza una región más amplia del organismo.
  • Anestesia general: Donde todo el cuerpo es sumido en estado de inconsciencia.

¿Qué clase de anestesia se emplea en el injerto capilar?

Durante la cirugía de injerto de cabello la anestesia que principalmente es utilizada es la local. Por lo que el paciente podrá mantenerse consciente a lo largo de todo el procedimiento. Sin la capacidad de sentir en el cuero cabelludo para evitar molestias. Acompañándola en casos de individuos muy nerviosos, con una leve sedación que le ayude a relajarse.

¿Es la sedación igual a la anestesia general?

No son iguales. Con la anestesia general se induce al paciente a un estado inconsciente total, en el que todo el cuerpo pierde la capacidad de sentir dolor. En cambio la sedación es una forma de provocar tranquilidad en el paciente para mantenerle relajado a lo largo de una cirugía consciente.

Si bien es cierto que al aplicar anestesia local con sedación, la persona se muestra adormecida y pierde la noción del tiempo. Aún puede percibir lo que sucede a su alrededor. Haciendo que el proceso quirúrgico sea mucho más ligero.

¿Se puede evitar el dolor antes, durante y después del injerto capilar?

Si es posible reducir al máximo las molestias del injerto capilar en todo el proceso. Desde antes de aplicar la anestesia local hasta el postoperatorio.

Antes de colocar la anestesia

Existe una técnica novedosa que permite evitar el dolor de los pinchazos al colocar la anestesia. La misma es conocida como preanestesia. Se trata de la utilización de implementos especiales que permiten la introducción de la sustancia adormecedora a la piel sin necesidad de agujas. Con ello se minimiza en un gran porcentaje el posible dolor que puedan causar las inyecciones.

En la cirugía

  • Se aplica la anestesia local para evitar que se perciba dolor a lo largo de la cirugía.
  • Emplear una leve sedación para propiciar la relajación en una cirugía que puede extenderse por muchas horas.
  • En el cuero cabelludo se crea una especie de almohadilla que ayude a que las unidades foliculares sean redistribuidas de forma simple.
  • Serán administrados antiinflamatorios para mantener controlada la hinchazón de la piel causada por la manipulación.
  • Incluyendo además vasoconstrictores que minimizarán el flujo de sangre en los vasos sanguíneos de la zona.
  • La zona donante será tratada con frío para aminorar las molestias.

A lo largo del postoperatorio

  • En algunos pacientes será necesario indicar antibióticos y antiinflamatorios. Con ello se evita desarrollar una infección en los injertos y mantener la hinchazón de la zona.
  • De ser necesario a causa de una manifestación de dolor, es válido ingerir analgésicos. No obstante, resulta poco común presentar molestias agudas en el proceso de recuperación de un injerto capilar.

¿Puede tener efectos secundarios la anestesia en el injerto capilar?

La anestesia local y la sedación administradas en la cirugía de trasplantación capilar no presentan efectos secundarios. Estas sustancias solo provocan una relajación general y la insensibilización del área a tratar. Culminado el proceso, estos efectos desaparecerán del sistema sin causar algún tipo de daño.

Los casos en los que la anestesia puede provocar algún inconveniente, son en pacientes con historial clínico de alergias a sus compuestos. También quienes posean una sensibilidad excesiva, debido a la colocación de anestesia en operaciones previas.

Para evitar encontrar este tipo de problemas a lo largo de la cirugía, el médico a cargo estudiará el caso previamente. Solicitando la mayor cantidad de información sobre patologías existentes, antecedentes familiares, cirugías anteriores, entre otras cosas.

¿La anestesia puede no funcionar?

Solo en casos esporádicos se presenta resistencia a los efectos de la anestesia. La aplicación de esta sustancia está destinada a evitar cualquier clase de dolor a lo largo del procedimiento. El profesional se asegurará antes de comenzar a extraer los folículos que el cuero cabelludo se encuentra insensible. Mientras que el anestesista estará preparado para conocer la cantidad de anestesia necesaria a administrar según la cantidad de horas que pueda tardar la cirugía.

Por ello no existen fallos en su aplicación. Se garantiza desde su colocación, que todo el proceso se llevará a cabo de forma indolora. Llegando incluso a mantenerse sus efectos por unas horas después de concluida la intervención. Tiempo en el que posiblemente se perciba una extraña sensación en el cuero cabelludo, parecida a la tensión, debido a la manipulación de los tejidos.

Beneficios del uso de anestesia local en el injerto capilar

  • Mejor control de la conciencia, el dolor y la ansiedad a lo largo de la operación.
  • Mayor monitoreo del estado del paciente en cuanto a la oxigenación sanguínea, pulso y presión arterial.
  • Permite realizar cirugías en adultos mayores con diferentes patologías como: hipertensión arterial, diabetes, cardiopatías, insuficiencias respiratorias, neurológicas o renales. Siempre que se encuentren controladas.
  • Admite una conversación entre el paciente y los involucrados en la cirugía. Por lo que podrá ser parte de todo el proceso, brindar opiniones y aclarar dudas en el trascurso del tratamiento.
  • La recuperación es muy rápida sin efectos secundarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here