Tuesday, December 6, 2022
NoticiasVentajas de un injerto capilar con técnica FUE

Ventajas de un injerto capilar con técnica FUE

La calvicie es una condición que puede provocar mucha angustia en quien la desarrolla. Padecer alopecia no es un problema de salud que pueda afectar nuestro organismo. Sin embargo, es un inconveniente que altera drásticamente la estética de la persona. Esta caída del cabello resta atractivo y acelera la apariencia envejecida. Afortunadamente puede revertirse con el trasplante de pelo, y en este post nos gustaría contarte, las ventajas de un injerto capilar con técnica FUE.

El injerto capilar se realiza en casos donde el paciente no puede recuperar su cabello de manera natural. Existen diversos métodos con los que es posible conseguir repoblar el cuero cabelludo. Pero es la técnica FUE, una de las más actuales y efectivas. Siendo poco invasiva y con excelentes resultados. Sigue leyendo y descubre exactamente lo que es el injerto capilar con esta técnica y cuáles son sus ventajas.

Te puede interesar: Técnica FUE con implanters, ¿qué es?

¿Cuáles son las técnicas de injerto capilar?

Actualmente, son dos las técnicas de injerto de cabello más utilizada en la mayoría de clínicas capilares.

  • FUSS: Folllicular Unit Strip Surgery, conocida como la técnica de la tira, donde se toma una franja de cuero cabelludo para obtener posteriormente las unidades foliculares.
  • FUE: Follicular Unit Extraction, llamada así por su método de extracción folicular única, donde las unidades foliculares son obtenidas una a una para su posterior implantación.

Estas técnicas tienen como objetivo, repoblar el cuero cabelludo en sus áreas donde la alopecia ha provocado pérdida de pelo. Cualquiera de ellas es suficientemente efectiva para alcanzar este propósito. Escoger entre una u otra, dependerá del número de unidades foliculares que requiera el injerto de la persona. También condicionan esta elección, el tiempo de recuperación y las expectativas del paciente.

Con las dos técnicas, las unidades foliculares extraídas deben mantenerse activas fuera del organismo, antes de su implantación. Es posible lograrlo en ambos casos, gracias a la tecnología desarrollada por la medicina y las habilidades del equipo que se encarga de la cirugía. Siendo por ello, muy importante escoger un cirujano capilar altamente cualificado.

¿Por qué someterse a un injerto capilar?

Las razones por las que una persona puede necesitar un injerto capilar, son mayormente estéticas. Un individuo con alopecia, puede desarrollar problemas de autoestima, seguridad y confianza. Su aspecto tendrá un envejecimiento prematuro, pudiendo ser causante de ansiedad e incluso depresión. Los pacientes sienten seguridad de someterse a este tratamiento, por sus muchos beneficios:

  • El pelo injertado no es rechazado, debido a que pertenece al propio paciente.
  • Tras 6 meses de haber realizado la cirugía, el pelo comenzará a crecer constantemente.
  • Una vez crecido el nuevo cabello, podrá tratarse de la misma forma que el resto de pelos en la cabeza.
  • Los resultados son muy naturales, no es posible notar que ha sido un tratamiento quirúrgico.
  • Es un procedimiento aprobado y eficaz, con resultados positivos en miles de pacientes.
  • La intervención puede conseguir los resultados deseados en una única sesión de 6 a 8 horas.

¿Cómo es la técnica FUE de injerto capilar?

Como se ha mencionado anteriormente, la técnica FUE se diferencia de la técnica FUSS, debido a que la extracción de los folículos se ejecuta de forma individual. Por lo que este método no deja cicatrices en el cuero cabelludo. Lo que sí ocurre con la técnica de la tira.

Un paciente que se ha sometido al injerto capilar con técnica FUE, podrá tener una reincorporación más rápida a las actividades cotidianas. Es una cirugía mínimamente invasiva, ambulatoria e indolora, debido al uso de anestesia en el área a tratar.

El injerto capilar con técnica FUE es recomendada a pacientes que han recibido un trasplante de pelo previo, y requieren mejorar sus resultados. También es ideal para disimular la cicatriz lineal que deja el método FUSS, si se desea llevar un peinado de pelo corto.

A la hora de efectuar esta técnica, se elige el área donante, que es por lo general los laterales de la cabeza y la nuca. Se utiliza un instrumento microscópico que permite la extracción folicular uno a uno. Estas unidades serán colocadas en conservación para su posterior implantación.

Las unidades foliculares previamente escogidas y preparadas, serán utilizadas para repoblar la zona receptora. Realizando una pequeña incisión en el cuero cabelludo, donde se colocará cada nuevo folículo. Respetando el ángulo, profundidad y dirección de crecimiento del pelo, para alcanzar resultados muy naturales.

La cirugía se efectúa bajo los efectos de la anestesia local y, en caso de que el paciente lo amerite, se aplicará también una leve sedación. En los días siguientes, el individuo deberá seguir unos cuidados especiales, pero simples. Que ayudarán a que los injertos se desarrollen de forma correcta.

Ventajas de la técnica FUE en el injerto capilar

No deja cicatrices

Para muchos pacientes, la principal ventaja de la técnica FUE, es que no deja cicatrices. Una vez finalizado el crecimiento del nuevo pelo, se puede llevar el cabello muy corto, sin que se evidencie algún corte quirúrgico.

Las únicas incisiones realizadas a lo largo de la intervención, son los mínimos canales realizados para permitir la inserción de las unidades foliculares. Estos cortes cicatrizan a lo largo de la recuperación y se vuelven imperceptibles para el ojo humano.

Recuperación más rápida

La técnica FUE en comparación a la técnica FUSS tiene un proceso de recuperación mucho más rápido y con menos molestia. Gracias a esto, el paciente puede retomar sus actividades cotidianas, casi de forma inmediata. No sin olvidarse de las indicaciones del profesional.

Mejor control de las unidades foliculares

Teniendo en cuenta que la extracción folicular con técnica FUE se realiza de forma individual, el paciente y el cirujano, tienen mayor control sobre la cantidad de unidades a implantar. Lo que puede significar una gran ventaja en el resultado que se tendrá.

Puede repetirse la cirugía

Dado que esta técnica no deja ninguna cicatriz visible, en caso de que el paciente quiera o necesite someterse a una nueva sesión, es posible lograrlo sin dejar otras marcas en la cabeza. Tampoco será necesario pasar por un largo reposo.

Se mantiene la sensibilidad

La técnica FUSS se realiza mediante un corte de bisturí, donde se obtiene una tira de piel. Esta incisión compromete la dermis, los vasos sanguíneos y los nervios. La cicatrización puede llegar a tardar hasta 30 días y, durante este tiempo, la sensibilidad de la zona puede verse afectada.

Sin daño folicular

Al llevar a cabo la técnica FUE, se utilizan instrumentos microscópicos que consiguen una extracción limpia, sin dañar el folículo. Con la técnica de la tira, cerca del 30% de las unidades foliculares pueden ser afectadas por el bisturí. Reduciendo así, la cantidad de folículos útiles para la intervención.

No es una cirugía invasiva

La cirugía de injerto capilar con técnica FUE no es invasiva. Puesto que en su ejecución no se realizan cortes de tamaño importante. Caso contrario a la técnica de la tira, que es considerada una cirugía mayor.

 

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario!
Please enter your name here