Sufrir la pérdida de cabello es una situación normal que todo ser humano experimenta. Sin embargo, cuando esta es excesiva, puede tratarse de un problema. Tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas de una disminución capilar considerable en su cuero cabelludo. Situación que de no ser atendida, puede causar estragos estéticos. Tal es el caso de la alopecia frontal fibrosante, cuya presencia principalmente en las mujeres, trae consigo grandes inseguridades.

La alopecia en cualquiera de sus tipos, es más frecuente de lo que podríamos imaginar. Pero la pérdida capilar frontal ha estado avanzando últimamente con mayor rapidez. Son muchas las circunstancias que pueden generar calvicie femenina o masculina. Pero los expertos aún se encuentran en la búsqueda del factor exacto que conlleva a este padecimiento. Si deseas conocer más a fondo sus características, este post definitivamente será de utilidad para ti.

¿Qué es la alopecia frontal fibrosante?

Se conoce como alopecia frontal fibrosante, a la disminución alarmante o pérdida definitiva de cabello, en el área de la frente y laterales. La misma suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres, principalmente aquellas que superan los 50 años y han llegado a la menopausia. Esta enfermedad puede reconocerse, al percibir la reducción gradual de implantación capilar en las zonas antes mencionadas. Pudiendo además afectar las cejas, pestañas y axilas.

Esta afección hace acto de presencia desde la edad media, pero de forma imperceptible y lenta. Su mayor progreso comienza a partir de los 45 años, cuando la menopausia inicia. Extendiéndose a lo largo de los años, llegando a su fin entre los 65 y 80 años. Solo un bajo porcentaje de chicas menores de 30 llegan a experimentar los síntomas más alarmantes de esta clase de alopecia.

Aunque se conoce como una enfermedad exclusiva entre las féminas, la realidad es que se han presentado casos en caballeros. No obstante, estos se han notificado en muy raras ocasiones, por lo que no se maneja demasiada información acerca del por qué afecta también a los hombres. Lo que si se destaca, es que la alopecia frontal fibrosante masculina presenta las mismas características que la femenina. Entre ellas el retroceso capilar, pelo solitario y pérdida de cejas.

¿Cuáles son las razones por las que se presenta este tipo de alopecia?

La alopecia frontal fibrosante puede desarrollarse por diversas circunstancias. Pero los factores hormonales son la razón principal de su presencia.

  • La llegada de la menopausia es la principal causa de este tipo de alopecia. De igual forma la extracción de ovarios, útero u otros componentes del aparato reproductor femenino, crean un desajuste hormonal que aumenta las posibilidades de padecerla. La disminución de estrógenos, acompañada de un aumento considerable de andrógenos, llevará a una pérdida de pelo incontrolable.
  • El parto es un momento mágico para cualquier mujer, sin embargo puede causar gran pérdida capilar. Sucede lo mismo que en el primer caso; el embarazo y el posterior alumbramiento, traen un desequilibrio de hormonas bastante impactante para el organismo.
  • Cambios en el orden hormonal. Algunos anticonceptivos mantienen ciertas glándulas en una rutina necesaria para impedir el embarazo. Suspenderlos abruptamente o presentar ovario poliquístico, puede ser una razón de la caída de cabello frontal en la menopausia.
  • Un mal funcionamiento endocrino puede aumentar las probabilidades de aparición de alopecia frontal fibrosante. Padecer desequilibrio en la tiroides causará una producción ineficiente de toxinas, lo que llevará en algunos casos a la debilidad y posterior pérdida capilar.
  • Casos de familiares con la misma afección, puede aumentar las posibilidades de padecerla. Ya sea un pariente masculino o femenino, cuando la alopecia es una enfermedad común dentro del núcleo familiar cercano, la pérdida de cabello ante cualquiera de las situaciones antes mencionadas será casi segura.

Algunas situaciones pueden acelerar la caída del cabello cuando se padece alopecia frontal fibrosante. Es por ello que es importante cuidarse de contaminación ambiental, mantener un aseo capilar adecuado. Evitar ciertos hábitos como el consumo de tabaco y alcohol, reducir los niveles de estrés. Mantener una alimentación balanceada y practicar cuidados poco invasivos al cabello, será importante para disminuir sus efectos.

¿Pueden algunos cosméticos estar relacionados con el desarrollo de esta alopecia?

El origen de la alopecia frontal fibrosante aún no se encuentra definido. Sus causas se mantienen en estudio constante. Algunos expertos se mantienen investigando las posibles repercusiones que el uso de fotoprotectores pueda tener en la cabeza y el rostro. Dado que esta alopecia se caracteriza por presentar la pérdida de pelo en el área fronto-temporal y cejas principalmente. Zonas de absorción directa de estos productos, que aumentan en uso durante el verano.

Se considera esta opción, debido a que sus orígenes siguen siendo bastante desconocidos. Siendo un tema de gran interés entre los profesionales de la tricología. Quienes se mantienen en constante cuestionamiento, acerca de si algún factor ambiental puede estar relacionado con su desarrollo. Siendo entonces, por su forma de aplicación, los fotoprotectores un factor probable.

Se trata de una afirmación que aún se encuentra en estudio, por lo que no puede asegurarse al 100%. Pero cabe la posibilidad de que algunos cosméticos se encuentren implicados en el padecimiento de alopecia frontal femenina. Ligado además con factores hormonales como el uso de anticonceptivos, embarazo, lactancia y menopausia; estrés, enfermedades, entre otros.

¿Cómo evoluciona la alopecia frontal fibrosante?

La alopecia frontal fibrosante se manifiesta al comienzo de la menopausia. Avanzando lentamente durante el desequilibrio hormonal que esta etapa femenina trae consigo. Al finalizar dicho proceso, la calvicie frontal se percibe con mayor rapidez. Estabilizándose de manera espontánea alrededor de los 65 años.

En el caso de los hombres, se desconoce el factor desencadenante de la pérdida capilar. Pero su evolución será la misma que en las damas. Llegando a percibir la caída del cabello en la zona de la diadema, como también pelo facial y vello de otras áreas del cuerpo. Las venas en la frente se hacen mayormente visibles y una erupción facial es bastante típica.

¿Cómo es diagnosticada la alopecia frontal fibrosante?

Existen algunos síntomas que pueden servir como alarma para que el paciente decida buscar ayuda profesional. Los signos más evidentes son:

  • Reducción de las cejas: Percibir la caída del pelo de las cejas es el principal síntoma de que algo no va bien. Suele presentarse algunos años antes de la disminución de la línea de cabello en la diadema.
  • Inflamación del cuero cabelludo: Presentar enrojecimiento en la zona fronto-temporal sin razón aparente, es otra forma de saber que la cabeza requiere atención especial.
  • Lesiones en las sienes: Se trata de la presencia de relieves y mayor dilatación de vasos sanguíneos en la zona.

Al detectar uno o más de estos síntomas, se aconseja acudir a una clínica de dermatología o tricología para efectuar un diagnóstico. El mismo solo podrá obtenerse luego de haber realizado algunos análisis y un interrogatorio al paciente.

En la consulta se hará uso de un microscopio digital, y se pedirá la presentación de una biopsia cutánea. Ambas cosas permitirán determinar el avance de la inflamación y estado de la alopecia. Además se solicitarán estudios de tiroides, en búsqueda de establecer una causa hormonal.

Consecuencias psicológicas de padecer alopecia frontal fibrosante

La alopecia frontal fibrosante trae consigo un desmejoramiento estético de la persona que lo padece. Las secuelas psicológicas de su existencia son bastante notorias, influyendo de gran manera en el estado emocional del individuo. La falta de seguridad al enfrentarse a la sociedad, puede traer graves consecuencias a la calidad de vida. La calvicie es considerada como un signo claro de vejez, un estado al que muchos temen.

La alopecia puede causar:

  • Ansiedad.
  • Desánimo.
  • Inseguridad.
  • Baja autoestima.
  • Depresión.

¿Cuál es el mejor tratamiento para ella?

Desafortunadamente este tipo de calvicie no tiene un tratamiento especial para revertirla. Cuando se padece alopecia frontal fibrosante, el pelo perdido es sustituido por una cicatriz. Haciendo que su reaparición no pueda producirse. Un tratamiento curativo para esta enfermedad no existe. Lo que sí es posible es frenar los efectos de su existencia o ralentizarla. Esto con la utilización o aplicación de ciertos procedimientos o productos destinados para dicho fin.

Teniendo en cuenta que una de las principales causas de su desarrollo, es hormonal, la forma más adecuada de paralizarla es utilizando antiandrógenos. Esta práctica debe ser indicada por un especialista, la cual se efectuará prolongadamente, siendo en la mayoría de casos bastante efectivo. Algunos antiinflamatorios pueden combinarse con el tratamiento para reducir el enrojecimiento característico del cuero cabelludo.

Lo que se busca al aplicar este tipo de productos, es conservar el cabello aun existente. Las áreas que se encuentren con mayor afección no podrán ser salvadas. En algunos casos la alopecia habrá avanzado demasiado, presentando diversas zonas del cuero cabelludo despobladas. Ante esta situación, la mejor alternativa será emplear algún procedimiento estético. Como sistemas capilares fijos, micropigmentación, microblading o pelucas.

La implantación capilar no es de los recursos más recomendables cuando existe alopecia frontal fibrosante. Este procedimiento se practica para cubrir áreas pequeñas del cuero cabelludo. El pelo trasplantado con el paso del tiempo vuelve a caer y el problema reaparecería. No obstante, no se trata de una opción totalmente descartada. Algunas mujeres pueden optar por ella, siempre que un cirujano tricólogo cualificado lo haya recomendado.

Escribe tu comentario:

*

Your email address will not be published.