qué no debemos hacer

Son muchas las personas que sufren alopecia. Esta afección se presenta tanto en hombres como en mujeres y puede ser un hecho bastante angustiante. La pérdida de cabello puede causar problemas psicológicos severos, por lo que es necesario buscar una solución. Existen diversos tipos de  calvicie, unas temporales y otras definitivas; ante esta última las soluciones son un tanto limitadas. Pero un trasplante de cabello podrá solventarlo de la mejor manera.

Por esta razón son cada día más los pacientes que acuden a consulta para evaluar la posibilidad de someterse a un injerto capilar. No todos los aspirantes pueden llegar a hacerlo, existen ciertos requisitos y contraindicaciones para su ejecución. Sin embargo, una vez realizado, es un procedimiento altamente efectivo, siempre que se mantengan los cuidados adecuados con la zona tratada. Y es importante conocer todo lo que no se debe hacer durante su postoperatorio.

¿Cómo resuelve un trasplante capilar el problema de la calvicie?

Perder el cabello no es una situación que afecte la salud de quien lo padece. Cualquiera que sufra de alopecia, puede continuar una vida normal con ella. Pero el bienestar del paciente sí que puede verse comprometido ante esta eventualidad. La calvicie trae consigo desmejoras en el aspecto, algo que influye directamente en la seguridad y autoestima. Por esta razón, muchos acuden a un cirujano tricológico, para resolver los problemas causados por esta condición.

Al realizar un trasplante capilar, se reubican folículos pilosos activos, de una zona donante a otra afectada por la caída del pelo. Es imperioso que quien efectúe el procedimiento sea un médico especialista en tratamientos capilares. Quien con toda su preparación, pueda efectuar microinjertos de cabello en áreas despobladas, para superar la alopecia. Adquiriendo una mejor apariencia, rejuvenecida y fresca.

Aunque existen una infinidad de productos y tratamientos que prometen paralizar los efectos de la calvicie, ninguno ofrece resultados tan duraderos. Siendo realmente frustrante para el individuo, hacer uso de ellos sin obtener los efectos deseados. Por ello es de suma importancia escoger el mejor procedimiento y está comprobado que el trasplante capilar es el más efectivo de todos para solventar la pérdida de cabello definitiva.

Este es el método más eficiente para restaurar la cabellera. Los folículos utilizados a lo largo de la intervención, y los cabellos que nacen son completamente propios del paciente. Sus beneficios son indiscutibles, sin riesgos para la salud ya que se efectúa por médicos prestigiosos.

Que hacer antes de un injerto capilar

Un trasplante de cabello es una intervención quirúrgica que debe ser supervisada por profesionales desde sus inicios. Para que el resultado de su ejecución sea el deseado, el individuo debe seguir algunas recomendaciones antes de un injerto capilar, que serán:

  • Una semana antes de la cirugía se debe suspender la toma de analgésicos, antiinflamatorios y vitaminas.
  • El cabello no debe ser cortado al menos 8 días antes de ejecutarlo.
  • No realizar sobreesfuerzos físicos.
  • Las bebidas alcohólicas no pueden consumirse 3 días previos a la operación.
  • De igual forma se recomienda evitar la cafeína.
  • Dejar de fumar 24 horas antes.

Si bien estas actividades deben suspenderse para garantizar buenos resultados al efectuar el injerto capilar, algunas rutinas pueden mantenerse. La higiene del cabello puede mantenerse igual hasta el día de la intervención. Sin embargo es más aconsejable hacerlo el día anterior con un champú neutro.

Cómo saber si soy apto para un trasplante de pelo

Un trasplante de cabello es un procedimiento recomendado para quienes sufren calvicie definitiva. Cuando el cabello caído no puede volver a nacer, esta resulta la mejor opción. El problema puede desencadenarse por factores genéticos, hormonales o ambientales. Antes de someterse a la cirugía, es importante que se establezca el tipo de alopecia y se descarten otras enfermedades del cuero cabelludo. Ya que de poder superar el problema, es inútil efectuar el injerto.

Aunque parezca un problema único, la realidad es que existen diversas clases de calvicie. Entre las que podemos mencionar la androgénica, la areata y la cicatricial. Además de algunas variantes como la universal, la difusa y la fibrosante. Es necesario estudiar la que se experimenta, puesto que no todas pueden resolverse con un trasplante de cabello.

En el caso de la calvicie areata, el cabello se pierde y vuelve a nacer. La alopecia universal destruye cada uno de los folículos. En el primer caso, el pelo resurge al pasar la enfermedad, mientras que el segundo llevará a la pérdida del pelo de cualquier manera. Es entonces que se aconseja esta cirugía exclusivamente a las personas que cuentan con pérdida de cabello androgénica o cicatricial.

Cualquier persona con estos tipos de alopecia es apta para someterse a los efectos del injerto de pelo. Es importante que el paciente cuente con un área donante con amplia cantidad de folículos pilosos activos y cuente con un estado de salud adecuado.

Post operatorio de una intervención capilar

El postoperatorio de injerto capilar se desarrolla de la siguiente manera:

  • No es necesaria la hospitalización luego de realizar el trasplante, se trata de un proceso ambulatorio. El individuo puede volver a su hogar algunas horas después de haberlo efectuado. Pero la sanación total tardará aproximadamente 3 días. Todo dependerá de la cantidad de folículos pilosos reubicados en el cuero cabelludo.
  • Cuando los vendajes son quitados es posible que se experimente un poco de molestia, incluso dolor. El área tratada se encontrará hinchada, por lo que el médico a cargo recetará analgésicos y posiblemente inyecte algún tipo de medicamento en la zona.
  • Retomar el lavado del cabello tardará algunos días, aproximadamente 10, mientras los folículos injertados se estabilizan. Cuando es posible higienizar la zona, el champú utilizado debe ser neutro y frotar el cuero cabelludo con suavidad. Algunos cabellos colocados pueden perderse en este momento, pero es algo totalmente normal.

Que no hacer después de un injerto capilar

Después de un injerto capilar es importante evitar ciertas actividades para garantizar su buena recuperación.

No consumir cigarrillos o alcohol

Desde algunos días previos, el día de la intervención y durante el postoperatorio, el paciente no puede tomar alcohol ni fumar. Esta indicación tiene una razón muy lógica, puesto que ambas sustancias diluyen la sangre y esto complica la cicatrización de los injertos. Esta restricción debe tomarse en cuenta con responsabilidad. La nicotina complica el paso de sangre hacia los folículos pilosos trasplantados, por lo que el individuo no podrá exponerse al humo de cigarrillo por un mes.

Evitar tocar el cuero cabelludo

Cuando el pelo ha sido colocado, este no debe tocarse. Aunque no parece ser demasiado complicado cumplir con esta condición, al cabo de unos días, mientras el cuero cabelludo comienza a sanar, puede experimentarse algo de comezón. Ante esto, muchos pacientes recurren a rascar el cuero cabelludo. Pero es de vital importancia abstenerse a hacerlo para evitar desprender los folículos, antes de que culmine su tiempo de fijación.

El sobreesfuerzo físico debe evadirse

Para un buen ajuste de los injertos, el paciente debe mantener un reposo bastante rigoroso por al menos dos días, evitando inclinarse o levantar demasiado peso. Solo así será posible que la hemorragia se detenga y la zona comience a recuperarse con rapidez. Es por ello que durante estos días, el paciente deberá elevar su cabeza en todo momento, hasta para dormir.

No puede ser lavado el cabello el día de la cirugía

Está prohibido lavar el cabello el día de la intervención. Esto debe mantenerse hasta que el cirujano lo crea conveniente. Cuando el cuero cabelludo pueda tocarse sin sentir demasiadas incomodidades, el pelo podrá higienizarse de manera meticulosa y con suavidad. El día en que se permita efectuar el lavado, este debe hacerse con muy poca potencia del agua, evitando que el chorro haga contacto directo con el cuero cabelludo.

Las costras no deben arrancarse

Es normal que luego de algunas horas o días, cada folículo injertado cree una costra. Esto es algo que el paciente sabrá, pues su médico lo habrá notificado antes de la cirugía. Ellas causarán un poco de molestia, principalmente comezón. No pueden, por ninguna circunstancia, ser arrancadas. Su caída debe ser totalmente natural para no dañar los trasplantes.

Cuánto tarda el cabello en crecer luego de la intervención

El pelo puede tardar aproximadamente 6 meses en ser suficientemente largo y espeso para ser notado. Este crecerá entre 5 y 7 centímetros en este lapso de tiempo después de la cirugía. 9 meses después habrá brotado lo suficiente como para dar una idea al paciente de su resultado final. Sin embargo, para experimentar su crecimiento total y poder utilizar la melena con libertad, deberá esperarse un año.

Cuál es la mejor técnica de injerto de cabello

Existen tras técnicas para efectuar un trasplante de cabello.

  • FUT: Consiste en la obtención de una tira de piel, de la que se extraerán posteriormente los folículos pilosos, al fragmentar esta franja. Su ejecución requiere sutura.
  • FUE: Es un método sin incisiones, donde se extraen las unidades foliculares con el uso de microscopios. No necesitan ser divididos, por lo que pueden implantarse directamente
  • DHI: Variante de la técnica FUE que no amerita rapado del cuero cabelludo.

Si es necesario decir cuál es la mejor técnica de injerto de cabello, es indiscutible que el método DHI. Es un procedimiento bastante moderno y poco invasivo, que ofrece resultados asombrosos. Sin embargo cada caso es diferente y será el cirujano quien determine el mejor en cada paciente.

Escribe tu comentario:

*

Your email address will not be published.