Friday, February 23, 2024
NoticiasAlopecia por estrés, ¿qué es?

Alopecia por estrés, ¿qué es?

La caída del cabello a edad temprana puede suceder por estrés o ansiedad. Es muy común que personas con una vida agitada, muchas responsabilidades, hijos y un trabajo fuerte, pierdan más cabello de lo normal. Esto se debe a la alopecia por estrés, también conocida como alopecia nerviosa.

No es una condición permanente y saber controlar el estrés, junto a algunos tratamientos puede detener la caída del pelo. Al igual que ser atendido por especialistas, lo cual representa otra solución en miras a saber dominar dichas situaciones.

En este artículo, te contaremos que es la alopecia por estrés y cómo controlarla. Al igual que las distintas consecuencias que pueden presentarse bajo este padecimiento. La posibilidad de distinguir la misma de otras consecuencias a nivel capilar a la par de recomendaciones para contrarrestar cualquier avance del diagnóstico. Sigue leyendo.

Te puede interesar: ¿De quién se hereda la calvicie?

¿Qué es la alopecia por estrés?

Alopecia por estrés, ¿qué es?

La calvicie por estrés es la pérdida de cabello debido a altos niveles de depresión, estrés o ansiedad. El cabello comienza a caer en más cantidad y suele durar por espacio de algunos meses esta condición. Una vez superado el motivo del estrés, la caída cesa y se vuelve a recuperar pelo.

Una de las causas que puede generar esta caída es el hecho de que al estar nerviosos o deprimidos, las personas dejan de comer. Si el cuerpo no recibe los nutrientes necesarios, se debilita, al igual que el cuero cabelludo y comienza la caída por la falta de proteínas esenciales.

Alopecia por estrés, ¿qué es?

También en estos momentos de estrés, el ciclo menstrual puede hacerse más abundante provocando falta de hierro en la mujer. Esto conlleva a la alopecia femenina, ya que el hierro se encarga de facilitar el oxígeno que genera el crecimiento de la fibra capilar junto a toda su fuente regenerativa.

Pero la calvicie nerviosa no solo afecta a las mujeres, también los hombres, pueden padecer de alopecia masculina a causa de la ansiedad o el estrés. Este tipo de calvicie no es permanente pero si llega a ser preocupante. Ya que si no se controla, pueden aparecer otros padecimientos que afectarían el desarrollo capilar, generaría la pérdida de volumen y consecuencias en la superficie del cuero cabelludo, como la presencia de resequedad, impurezas o descamación.

Síntomas de la alopecia nerviosa

Alopecia por estrés, ¿qué es?

El principal síntoma de una alopecia nerviosa es una situación de estrés o depresión. Sin embargo, hay algunos otros que te indican que se trata de una calvicie nerviosa y no de algún tipo más grave que no permita que tu cabello se regenere. Vamos a conocerlos.

  • Perdida de volumen: Cuando la pérdida de cabello es por estrés, notarás que tu cabello pierde volumen. Viéndose mucho más poco de lo normal.
  • Caída generalizada: Al ser una caída que provoca la ansiedad y no algún problema capilar, el cabello se cae de manera generalizada. No hay zonas específicas, ni verás claros en tu cuero cabelludo.
  • Regeneración del cabello perdido: Una vez que pasa la situación de estrés, se detiene la caída y el cabello vuelve a crecer.

Ahora bien, podrás identificar en qué momento es válido hablar de alopecia por estrés, ya que el cabello responderá conforme a tu situación emocional, siempre y cuando no esté relacionado con alguna afección de tipo capilar o proveniente del cuero cabelludo. Ya que en ese caso, el panorama podría ser más complejo, al momento de bajar la situación nerviosa que ocupa.

Qué causa la alopecia por estrés

La alopecia por estrés se produce por una situación de presión continuada, las depresiones, estar ansiosos por mucho tiempo o con altos niveles de ansiedad que inducen de manera acelerada la falta de oxigenación y favorable curso del flujo sanguíneo ¿Pero que le sucede al cabello cuando esto sucede?

Cuando el estrés es constante, el cabello que se encuentra en fase de crecimiento, que es la fase anágena. Pasa de manera brusca a la fase de caída, es decir, a la fase telógena. Al ocurrir esto se salta la fase intermedia, que es la de descanso que debe durar alrededor de 3 semanas.

Esta situación impide que el cabello vuelva a crecer  mientras persiste el problema que genera el estrés o ansiedad. El responsable de que esto suceda es el cortisol. Una hormona que libera el cuerpo, en situaciones de estrés.

El cortisol ralentiza la circulación de la sangre. Además evita que el cuero cabelludo absorba de manera correcta los nutrientes y agua. La consecuencia es este salto en las fases de crecimiento y la caída del cabello. En caso de no detener esta reacción constante, podría empeorar la situación capilar hasta llegar a una pérdida considerable que podría repercutir en otras afectaciones.

Diferencias entre la alopecia por estrés y la alopecia areata

La alopecia areata está relacionada con el sistema autoinmune. El cabello perdido vuelve a recuperarse una vez sana la zona afectada. Este tipo de caída sucede por zonas. Deja claros en el cuero cabelludo y no se cae el cabello de manera generalizada.

Otras razones que pudiesen dar pie a este diagnóstico, es la presencia de cambios hormonales, antecedentes familiares, el avance de la edad o alguna afección de salud en particular. La pérdida del pelo, generalmente aparece en forma de parches circulares o deformes, existiendo comezón o cierto grado de dolor antes de que aparezcan las zonas sin cabello.

Por otro lado, la alopecia por estrés, se debe a otro tipo de motivantes como por ejemplo problemas nerviosos, depresiones, ansiedad. En este caso, el cabello se recupera una vez que cesa el motivo de ansiedad. Se presenta como una caída generalizada, perdiendo pelo en toda la cabeza y no aparecen zonas claras.

Pueden confundirse ambos tipos de alopecia, pero conociendo estas particulares diferencias podrás diferenciar una de la otra, logrando dar con el tratamiento adecuado conforme a la evaluación previa de un especialista.

Cómo tratar la alopecia nerviosa

Aunque es un tipo de alopecia que desaparece al terminar la situación estresante, es conveniente ponerle un freno antes de perder una gran cantidad de cabello. Para ello sigue estas recomendaciones y ponle un freno a tu calvicie por estrés.

  • Elimina el problema: Es el primer paso que debes dar. Si el problema es generado por estrés, ansiedad o depresión, debes acabar con la situación que lo produce. En caso de no poder hacerlo solo, es recomendable consultar con un Psicólogo que te ayude a superarlo con el tratamiento o las técnicas necesarias.
  • Ejercicio: Realizar ejercicio diario. Además de ayudarte a liberar endorfinas que mejoran tu estado de ánimo, el ejercicio reduce el estrés y la ansiedad. Aparte mejora tu estado físico y levanta tu autoestima. Haciendo que la persona pueda concentrarse o centrar la atención en otras áreas que no le generen estrés sino todo lo contrario.
  • Buena alimentación: No permitas que sentirte triste o desanimado haga que dejes de alimentarte. Una buena alimentación es necesaria para aportar los nutrientes indispensables para fortalecer el cuero cabelludo y evitar la caída. Por medio de la comida, es posible nutrir nuestro cuerpo de las vitaminas y minerales importantes que recibe el organismo para su óptimo funcionamiento.
  • Acude al médico: Si aun así, el cabello sigue cayendo, debes acudir al médico. Este revisará y se asegurará que no se trate de otro tipo de calvicie. Según su diagnóstico te indicará si debes acudir al psicólogo o si por otra razón debes usar fármacos. Los fármacos recomendados en estos casos serán, Minoxidil y Finasteride. También existen regeneradores capilares como https://vilanolabs.com/nuestro-kit/.

Se recupera por completo el cabello luego de la alopecia nerviosa

La respuesta es sí. Una vez que superes el problema tu cabello volverá a crecer.  Es una alopecia temporal. Al terminar la ansiedad o estrés, tu cabello recuperará las fases de crecimiento. Dejará de saltarse fases y los folículos que habían dejado de trabajar, comenzaran a producir pelo nuevo.

Es conveniente que durante la fase de crecimiento de tu nuevo cabello, pongas los cuidados necesarios para que el mismo crezca sano y fuerte. Aliméntate adecuadamente, usa productos para tu tipo de cuero cabelludo y no abuses de secadores, planchas y productos químicos.

Siguiendo todos estos consejos y sabiendo que no debe la caída del cabello por estrés, ponerte más ansioso aun. Es el momento de comenzar a trabajar en conseguir la calma y que de esta manera se revierta el daño que el estrés causó a tu cabello.

Por eso, es importante que durante la etapa de recuperación, se cumpla al pie de la letra la recomendación del especialista, procures realizar las actividades que más te hagan centrar en la paz y tranquilidad mental. Asumir técnicas de relajación y organización en caso de trabajos, aprendiendo a mantener el control en los distintos escenarios que se presenten y así no afectar tu salud.

La alopecia por estrés, es posible controlarla siempre y cuando logre ser atendida a tiempo junto con la seriedad que esto implica para poder obtener buenos resultados evitando recaer en la misma condición, puesto que afectaría considerablemente la condición natural del cabello y su sana evolución en la estructura capilar.

2 COMENTARIOS

  1. Buenas tardes.
    Estoy notando algunas partes de mi cabeza sin cabello, me preocupa ¿Puedo estar padeciendo alopecia por estrés?

    • Hola, Esther
      Es posible que padezcas de alopecia por estrés. La mejor manera de saberlo, es consultando con un especialista que pueda determinar la causa de la caída del cabello. Si es por estrés, hay que atacar el motivo que lo causa, una vez tranquila, tu pelo volverá a crecer.
      Saludos

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario!
Please enter your name here